Coaching Uncategorized

Cómo te puede ayudar la Hipnosis Eriksoniana.

9 junio, 2018

author:

Cómo te puede ayudar la Hipnosis Eriksoniana.

 

Cada día son más las personas  que recurren a las diversas  técnicas y herramientas que nos ayudan a vivir mejor y  cuidar de nuestra salud emocional. Sabemos por experiencia que de nada nos sirve tener un gran trabajo, una gran familia y un montón de amigos, si no nos sentimos bien con nosotros mismos.

La hipnosis Eriksoniana, es una de estas  técnicas utilizada  cada vez más por psicólogos  y psiquiatras por su  gran potencial para ayudarnos en nuestro día a día. Sofía Sagües de la Maza, psicóloga, Master en Psicología General Sanitaria y especialista en Hipnosis Ericksoniana  formada por The Milton H. Erickson Foundation en Estados Unidos, nos  ayuda a saber qué es y sobre todo, que no es la hipnosis.

Se ha especializado y formado  en hipnosis Eriksoniana en Estados Unidos, ¿Cómo es la formación ahí y qué valor añadido tiene para un psicólogo?

La formación en Estados Unidos es generalmente mucho más dinámica que en España. Los profesores son  mucho más cercanos y están deseando compartir su experiencias y conocimientos. La razón por la que me fui allí es porque quería formarme con los discípulos directos de Erickson. Poder estar allí, en la casa donde vivió y donde realizaba sus sesiones fue todo un privilegio. Parece que solo por estar en ese entorno ya se te pega algo.

Sofía Sagues
Sofía Sagüés de la Maza

¿ Qué es la hipnosis?

Ante todo me gustaría decir que la hipnosis es una forma de comunicación que se establece entre el paciente y el terapeuta, este último va guiando a la persona  para conseguir un “estado hipnótico”, es decir, focalizar la  atención en sus estados internos. Cuando una persona está en “trance hipnótico” está mucho más atenta a sus pensamientos, emociones, recuerdos y sensaciones corporales. De esta manera, es más fácil para la persona, modificar eso pensamientos, emociones, comportamientos y sensaciones.

La Hipnosis Ericksoniana con la que trabajamos en consulta, fomenta  los propios recursos del paciente para  facilitar  el cambio que quiere lograr, trabajamos con la  automotivación de la persona que acude a nuestra consulta.

Esto que nos cuenta no tiene nada que ver con la imagen del hipnotizador que vemos en la televisión, con personas sin ningún control sobre si mismas…

Efectivamente, hoy en día se tiene una idea muy equivocada acerca de lo que es la hipnosis. Ciertas películas y programas de la televisión nos han hecho creer que bajo hipnosis nos pueden mandar hacer cualquier cosa y eso no es cierto.

Lo primero de todo es que para que una persona sea hipnotizada tiene que querer serlo. Si alguien no cree en ello, es imposible que entre en trance hipnótico. Se requiere un mínimo de sugestión y de voluntad por parte de la persona para que funcione.

Estando en trance la persona nunca pierde ni la consciencia ni el control de sus actos. No se puede obligar a alguien a que haga algo que no quiere. Si la persona hace lo que se le está diciendo, es porque lo ve lógico o cree que tiene sentido hacerlo, pero es ella quien decide si lo hace o no. Estando en trance se tiene mucho más control sobre uno mismo, a diferencia de lo que se cree.

Otro de los miedos frecuentes es a quedarse en ese estado para siempre. En realidad la persona puede interrumpir el proceso cuando quiera. Por muy concentrado que se esté, se puede parar cuando se desee.

También es importante recalcar que la hipnosis no es magia. Ayuda mucho con muchos problemas, eso es cierto, pero requiere  la voluntad del paciente  que tendrá que  trabajar también fuera de las sesiones para que ocurran  cambios importantes.

¿Qué aplicaciones tiene en el ámbito de la  terapia, dónde se trabaja o es conveniente trabajar con Hipnosis?

La hipnosis tiene muchas utilidades y se ha demostrado científicamente que es muy útil en muchos campos. Una de las aplicaciones más comunes es para trastornos de ansiedad. Al entrar en trance, se experimenta una sensación de calma y relajación por lo que es muy efectiva con este tipo de problemas.

Pero no se reduce sólo a eso. Se utiliza mucho para el control de hábitos negativos como la adicción a la comida, al tabaco, al juego, etc.

También  se practica con trastornos de depresión, de alimentación, trastornos sexuales, estrés postraumático, trastornos obsesivos o dolor crónico.

Para el dolor crónico es muy recomendable también la auto-hipnosis. Esto consiste en enseñar a la persona a que se introduzca así misma en estado hipnótico para reducir el dolor.

¿Cómo transcurre una sesión con este tipo de terapia?¿ Qué necesita saber la persona que va a la sesión?

La hipnosis es una herramienta que trabaja con distintos niveles de la consciencia y por eso no es recomendable para todo el mundo. No se debería utilizar con pacientes psicóticos. En el caso del trastorno límite de la personalidad también hay que tener mucho cuidado porque suelen ser pacientes muy sensibles y extremistas.

Esto no quiere decir que no se pueda usar con esta población, solo que hay que estabilizarlos primero. Muchas veces los pacientes vienen a la consulta y creen que vamos a hacer hipnosis desde el minuto uno. Lo más recomendable es que antes de nada se haga una buena evaluación del caso ya que cada persona es un mundo.

Una vez que se lleva a cabo una sesión de hipnosis, esta suele durar alrededor de unos 20 minutos, 10 con niños. Lo primero es ayudar a la persona a entrar en trance (esto se hace hablando, no con un péndulo ni cosas de esas). Generalmente la persona está recostada por su comodidad, pero no es necesario. Una vez que la persona esta en trance (hay formas de saberlo por el lenguaje no verbal) se lleva a cabo lo que es la sesión en si. Esto depende del caso y la problemática. Finalmente, se ayuda a la persona a ir volviendo poco a poco al aquí y al ahora.

Un buen terapeuta se caracteriza por tener diferentes herramientas a su disposición para poder ayudar a los pacientes de la mejor manera. No a todo el mundo le gusta la hipnosis o se siente cómoda con ella por eso es imprescindible poder trabajar con distintas herramientas, lo que me gustaría dejar claro,  sobre todo, es que la hipnosis consigue un estado de atención plena  en el paciente que le ayuda a trabajar sus propios retos y cambios. No tiene nada que ver  con la magia ni con los poderes mentales y si con los recursos que cada persona tiene para poder mejorar su vida.

 

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *